Una nueva cacicada de la SGAE

De Federico Quevedo en ElConfidencial.com:

Una nueva cacicada de la SGAE

Me refiero, lo digo sin tapujos, a esa versión de cuchufleta del himno de España que sabe Dios a cuento de qué se le ha encargado que busquen al Comité Olímpico Español y a la SGAE para que, de una vez por todas, se vea a nuestros atletas mover los labios en las competiciones oficiales cuando obtienen la victoria, en lugar de entonar esa oda de la sabiduría popular que dice así: la la, la-la, la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la-la… etcétera. Pues bien, ya tenemos letra y los de la Cueva de Ali Babá de la SGAE ya se están frotando las manos: cada vez que se cante, clik-clik, la caja registradora de los Cuarenta Ladrones ingresará sus beneficios a cuenta de los derechos de autor. Primero fue el impuesto revolucionario digital, y ahora será el impuesto revolucionario patriótico. Tanto ¡viva España!, tanta gloria bajo el cielo azul, nos va a salir por un ojo de la cara. A ese precio, yo, como Pepiño, me doy de baja, no de la Iglesia, sino del patriotismo republicano de ZP.

Vamos a ver: la Marcha Real, que es tan vieja que sus primeras referencias datan de 1761, no tiene letra, nos guste o no. Seguramente a Isabel II, que hizo de ella himno oficial aunque ya antes se utilizaba, no se le ocurrió pensar en la Olimpiadas, entre otras cosas porque no había, y a nadie se le pasó por la cabeza ponerle letra. Así que, desde tiempos inmemoriales, el himno de España no tiene letra, con la salvedad del tiempo que fue sustituido por el de Riego durante la República. Y si no tiene letra, y nunca la ha tenido, ¿por qué narices nos empeñamos ahora en ponerle una que, además, no concuerda con las notas del himno oficial y obliga a decir ‘democracia’ marcando el acento en la ‘i’? Pero, sobre todo, ¿por qué la SGAE? ¿Por qué el COE? Ya puestos, que se lo encarguen a David Bisbal o a los de la nueva edición de Operación Triunfo, y como premio para el que gane que grabe un disco con el himno en versión hip-hop.

No, hombre. Ya de entrada el haber metido a la SGAE en el negocio –lo de los negocios es lo que más les gusta a los de la SGAE, sobre todo si se trata de limpiarle los bolsillos al personal- dice mucho de la importancia que se le quiere dar al asunto del himno, o sea, ninguna. Seguir leyendo …

Nota: ¿A que no demandan a El Confidencial ni a Quevedo, eh?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: